Quitar el óxido de un metal sin rallarlo.