Remedios caseros para las molestias dentales


Una higiene precaria, una nutrición mal equilibrada, el resultado es que la gran mayoría de nuestros contemporáneos sufre de las muelas y, desgraciadamente, muy pocos de entre ellos se animan a acudir al dentista. Por supuesto, es un error, ya que un diente que duele es obligatoriamente un diente enfermo.


Sea como sea, mientras se aguarda la intervención del especialista, algunos pequeños trucos pueden permitir calmar el dolor sin tener que acudir a ciertos analgésicos químicos potentes que, para conseguir el mismo resultado, atacan al sistema nervioso.

4 remedios naturales:

  • Tomar sin tragarlo un sorbo de aguardiente fuerte —50° como mínimo— y bañar con él el diente enfermo. El efecto es rápido, pero muy limitado en el tiempo.
  • Hervir 5 o 6 higos en medio litro de leche durante algunos minutos. Utilizar como baño bucal.
  • Echar en medio litro de agua hirviendo un pellizco de hojas y de flores de morera secas. Utilizar como baño bucal para combatir la infección.
  • Empapar un algodón con jugo de perejil y colocarlo en el oído correspondiente al lado donde se encuentra el diente que nos hace sufrir.

Soy un apasionado de la medicina natural, los remedios caseros y también un enamorado del enorme poder de las plantas medicinales y sus usos terapéuticos naturales.

Carlos Luengo – who has written posts on Remedios caseros naturales.



Acerca de Carlos Luengo

Soy un apasionado de la medicina natural, los remedios caseros y también un enamorado del enorme poder de las plantas medicinales y sus usos terapéuticos naturales.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Remedios caseros para las molestias dentales